viernes, 13 de marzo de 2009

Ciudad Gótica, a través de los años

Ciudad GGotham City es una megalópolis moderna, terrible, oscura y abyecta. Es la ciudad que da marco a las historias de Batman, el personaje de historietas más contradictorio de la historia de este género. Es un justiciero anónimo, pero es brutal, y es una sombra que recorre las paredes de la terrible ciudad llevando el pavor a los criminales de todas las calañas.

Gótica es un lugar lóbrego, inspirado en las más terribles pesadillas cyberpunk, mezcladas con los escenarios de la literatura de terror del siglo XVIII. Es un sitio que durante el día es tan peligroso como los peores rincones del mundo, pero de noche se convierte en una cueva de ratas, atestada de la mugre dejada por la sociedad, las personas que ésta les dio la espalda y se convirtieron en ladrones, violadores y asesinos; con un grado de indigencia mayor a grandes ciudades europeas y americanas; con altos rascacielos llenos de oficinas donde trabajan personas sin rostro y que ganan su dinero para poder mantener sus pequeños apartamientos, en grandes rascacielos. Tampoco falta, por supuesto, el crimen organizado, y las luchas de poder, mafiosas y políticas, o ambas a la vez. Pero como en todas las cuevas de ratas, allí se encuentra también el silencioso Murciélago.

La imagen de Ciudad Gótica cambió con los años, al igual que cambió el mismo personaje de Batman. En sus comienzos Gótica era una ciudad misteriosa y siniestra, como en los comics de Dick Tracy. Pero era justamente porque Batman comenzó a publicarse en una revista llamada Detective Comics en 1939.

Luego de varios años, después de la realización de una extraña película, y con la consagración del personaje en el género de superhéroes, ambientado de cierta manera para convertirlo en algo más infantil, sin tanta violencia ni material bélico (que recordemos, en Batman siempre fue muy importante el extravagante armamento), nació el Batman de la tele. Las aventuras del Batman colorinche, con sus cejas blancas pintadas sobre su máscara, acompañado de Robin, su eternamente joven “santo” compañero, llenas de ¡POW! ¡CRASH!, es una serie de los años 60’s protagonizada por Adam West. Es naive e inocente, en comparación no solo de los comics y películas posteriores, sino también al pasado detectivesco de sus comienzos.

La serie mostraba una ciudad muy de la época. Nadie le prestaba demasiada atención a la metrópolis, durante los 60’s era más entretenido ver villanos de brillantes colores, peleas a puño limpio con músicas aceleradas y todos felices y contentos. Batman siempre estaba allí y derrotaba a los malos, sin que nadie se pusiera a pensar porqué nunca se lo veía a él y a Bruce Wayne a la par. La ciudad, de pronto había quedado de lado.

Durante la década del setenta, de a poco, junto con los cambios que había traído la guerra de Vietnam, que los estadounidenses perdieron espectacularmente, aplastando, aunque por poquito tiempo sus ideales nacionalistas y optimistas, y sus ansias de ver el mundo a sus pies. La depresión general del público permitió a los dibujantes y guionistas del comic hacer hincapié en tramas más adultas y complejas. Por supuesto, no podemos esperar de un comic de superhéroes de la DC comic una historieta oscura y terrible en los setentas, cuando la gente todavía quería Woodstock, luces y colores.

La ciudad se fue convirtiendo de a poco en una oscura versión de Nueva York, o, según otros dibujantes de Pittsburgh, Pensilvania. Se fue aumentando la desesperación, la estrechez, y la altura de la metrópolis. Pero todo era un preámbulo hacia la década del 80’, donde el diseño se convirtió en uno de los principales focos del cine y el comic.

En los 80’s el público se volvió a enamorar del Cyberpunk, el género que nos muestra un futuro oscuro y distópico, donde la tecnología nos está consumiendo de a poco, donde las ciudades dejaron de ser lugares donde vivir, y se convirtieron en grandes organismos vivientes. Metrópolis, la excelente película de Fritz Lang nos es el mejor caso. Katsuhiro Otomo, el director de Akira realizó una remake del viejo film, pero esta vez en animé en 2001.

Pronto Batman también se vio afectado por este nuevo ennegrecimiento de diseño de los 80’s. En 1986 apareció el comic The Dark Knight Returns, de Frank Miller, que fue la primera vuelta de tuerca al personaje, el primer comic que no lo mostró más como un buen tipo, sino como un traumadísimo niño, con una máscara de murciélago que aterroriza a los criminales de la ciudad más oscura del mundo.

Gótica se convirtió, pronto, en un lugar más terrible que nunca. Lo más correcto para describir Gotham City es la Arquitectura Fascista y el Constructivismo Soviético. La imponencia y monstruosidad de la ciudad está planeada para hacer sentir chiquito al hombre, hacerlo sentir observado, controlado y temeroso de ofender a dios, a las autoridades, o a quien sea que tenga el poder. El temor es la clave del fascismo.

Tim Burton supo plasmar estas cosas en su film de 1989 Batman, en el cual cuenta los comienzos del enmascarado y el genial Joker, el bromista más pesado del cine y a literatura ¿Qué mejor manera, para el enmascarado, de festejar su 50º aniversario que esta, con Tim Burton, Michael Keaton, Kim Basinger y Jack Nicholson?
Burton continuó con su genial gótica, pero fue reemplazado por Joel Schumacher, quien realizó la tercera y cuarta película del film. Gótica, según Schumacher no es monstruosa ni fascista, es una suerte de cabaret inmenso lleno de luces brillantes.

El tercer director que dedicó su tiempo al Murciélago fue Christopher Nolan, con sus geniales Batman Begins y The Dark Knight (que se convirtió en la mejor película de Batman). La Ciudad Gótica que nos presenta Nolan sigue siendo terrible, pero mezcla en su fascismo un profundo capitalismo moderno: el centro absoluto de la ciudad es la altísima y soberbia Torre Wayne, de donde parten las tuberías y los monorrieles de la ciudad.

Como verán, Gotham no es solo un poco de violencia, un par de gárgolas y muchos batijuguetes, es mucho más, aunque Schumacher no lo viera.

3 comentarios:

salvadorsanz dijo...

ciudad gotica es buenos aires!
como va ,che? vi que estan dando cortos animados los del caamlote, me tengo q pasar aver q onda, me queda muy cerca aparte.pasate por el taller cuando quieras.
nos vemos!

oenlao dijo...

hace rato que no pasaba por este muy buen blog.

Deckard dijo...

Buenísima reseña. Felicitaciones (y si, Schumaher demostró ser poseedor de una miopía avanzadísima)