miércoles, 2 de septiembre de 2009

Chances, de Horacio Altuna


Horacio Altuna es un historietista nacido en la provincia de Córdoba de Argentina. Creció profesionalmente en Buenos Aires, pero su carrera echó vuelo en Europa, donde maduró como artista integral. Había realizado grandes obras haciendo dupla con uno de los mejores guionistas argentinos, Carlos Trillo. Entre ellas se puede nombrar la genial obra El último Recreo, en la que una bomba explota en la ciudad, y se esparce una sustancia radioactiva que mata a todos los adultos, dejando a los niños solos librados al destino y a su propia capacidad para el orden.
Altuna llegó a la cúspide de su carrera luego de 1983 cuando se dedicó a la historieta integral, dejando de lado las duplas y trabajar tanto en guión como dibujo él solo. En este estilo trabajó en su genial Ficcionario, obra de la que ya hablaremos en otro post. Y también realizó una tira diaria para el periódico Clarín en Buenos Aires.

La última página del diario Clarín fue hogar de geniales historietas, y durante más de tres décadas tuvo su lugar la historieta de temática adulta. En 1975 apareció El Loco Chávez, sobre un periodista y fotógrafo. El guión era de Trillo y el dibujo de Altuna. Salió por última vez en 1987, con su despedida, cuando el personaje emigraba a España.

Luego apareció El Negro Blanco, con guión de Trillo y dibujos de Ernesto García Seijas. Esta historieta también tenía que ver un periodista. Ambas tiras tenían una marcada catarsis de los autores y se puede notar que son un tanto autobiográficas. Esta segunda historieta trata sobre Roberto Blanco, un chanta argentino, un seductor, simpático y entrador. Se publicó desde 1987 hasta 1993.

Altuna volvió al género de enredos adultos para la tira de la última página del Clarín en 1994, con su historieta El Nene Montanaro, un chanta, mujeriego y desempleado. Un hombre que sufre por la crisis de su país y no hace nada por mejorarlo. Terminó en 2002. Las tres historietas tienen en común además de personajes entradores, mujeriegos y bien argentinos, el amor perdido. Los tres están perdidamente enamorados de una mujer que no pueden recuperar.

Chances, el Cyberpunk de Altuna

La catástrofe ya había sido muy importante en El Último Recreo. Esta vez el artista se sumerge por completo en el género cyberpunk, donde las grandes ciudades del futuro encierran una terrible soledad. En este género siempre están presentes las grandes penas del hombre, los grandes flagelos atorando las calles demasiado transitadas.

Riff es un adolescente. Se escapó de su hogar, sabe que lo vienen siguiendo. La policía tiene su foto y recorre las calles durante meses tratando de identificarlo. Pero Riff no es un joven común, su hogar no es una casa como las demás. Él fue creado mediante una nueva técnica de clonación por una gran corporación con fines muy oscuros.

La empresa se dedica a realizar clones para los hombres más ricos del mundo. El perverso fin de esta compañía es criar a los niños y mantenerlos encerrados durante toda su vida. Existen como bolsas de sangre, están esperando que el hombre rico y poderoso que los mandó fabricar sufra un ataque o tenga algún grave problema de salud y necesite que se le transplante un órgano.

Lo más siniestro es que estos niños que son criados para morir, como si fueran ganado, son criados como otros niños. Si, en soledad, pero se les enseña muchas cosas, como si los conocimientos que se les inculcan fueran a serles útiles en algún momento.

Riff logró fugarse. Es un joven virgen. No solo en el sentido sexual, sino que su mente no está corrompida por el mundo exterior. No conoce los males del mundo. No conoce la calle, las drogas, la violencia. Deberá experimentarlo todo a las corridas, y a la fuerza.

Caminará por las calles y verá las escenas más horribles y extrañas que se pueden dar en una gran ciudad. En una acera ve como un hombre y una mujer fornican, en el suelo, siendo observados por una gran muchedumbre en círculo. Él mira asombrado pero es echado por un hombre que le dice que si no paga no puede ver.

Momentos después un drogadicto se intenta suicidar, la gente se reúne a su alrededor pidiendo a gritos que alguien llame a emergencias. La policía llega y ayudan al joven. Riff ve que los policías lo reconocen y sale corriendo, junto con otro chico que también estaba metido en problemas legales. Se llamaba Lobo, y se hicieron amigos.

Muchos ayudaron a Riff, otros no tanto. Fue a ver a Marco, un hombre que lideraba un grupo político revolucionario juvenil. Pero el hombre estaba sentado masturbándose mirando videos eróticos cuando Riff entró por la ventana. Lo escuchó y le dijo que no podía ayudarlo, que él ya planteó sus ideas, que ahora ya nada dependía de él. “di mi mensaje de lucha… por la libertad… eso sirve, ¿entiendes? Ahora cada cual tiene… tiene que luchar por lo suyo”.

Riff conoció putas, viejos sabios, curas. Todas personas que vivieron una vida que eligieron para salvarse de la mierda que iba tapando la ciudad. Pero lo peor está en las venas más profundas de la ciudad. El problema más grande de la calle es la droga. Los más jóvenes se atiborran la sangre de heroína, para salvarse de ver el mundo real.

Las idas y vueltas de la vida llevaron a Riff a inyectarse. Pronto la droga lo llevó al hurto, comenzó a caminar por las calles con una navaja en el bolsillo y asaltar personas para robarles el dinero, que gastaría en heroína.

Lobo le propone un trabajo, cuando llegan allí se les dice que se trata de una película pornográfica. Pero la perversión más grande se dio en ese cuarto. El hombre que los iba a contratar les dijo Una vez que empezás es fácil, vas a ver, hasta le encontrarás el gusto. Imaginate, unos polvazos con estas chicas, y por lo demás te daremos algo que te pondrá como una moto. Lo demás está chupado, pibe. No vas a tener resistencia. Están todas drogadas, responden solo al placer. Y ni se enterarán de lo que les vas a hacer, te iremos diciendo cómo… proceder. Tendrás las navajas a mano. Tiene que haber mucha sangre, las cámaras de video ocultas grabarán todo… primero las degollarás para que… ¡eh, no te vayas, que te quedás sin tu dosis!” Riff salió de allí mientras le hablaban con el estómago revuelto.

El quiebre lo da cuando por fin termina realizando un trabajo terrible, robando unos cuerpos de la morgue para un tipo que le dijo que se podían vender bien. Tras hacerlo, Riff se tiró en el pórtico de una casa angustiado. Despertó con los golpes de la policía.

Fue devuelto a la empresa, donde fue procesado. La escena final muestra a los operarios de las computadoras con los datos de los clones, hablando del caso.

-“Pobre viejo, estaba muy mal, hacía ocho meses que necesitaba los transplantes. Pero el pibe se había escapado. Pobre viejo, tuvo que esperar ¿vos crees que después de la operación se le pasará?
-¿Así que te compraste el depto en la costa?
-Si, me empeñé algo pero sabes que sin sacrificios…
-mientras lo hagas trabajando, honestamente, ¿quién puede decirte nada?
•Computadora: ATENCIÓN, espécimen clonado Riff desvitalizado, estado postoperatorio del paciente que lo clonó en evolución satisfactoria. Chequéen ordenador. Procedan a desidentificación.
-Adiós Riff”

(y los datos de Riff se borraron de la computadora)

7 comentarios:

Choropeitor dijo...

Ahora sí, esto es un spoiler total.

Pero otra vez da un montón de ganas de leer lo que reseñás.

Hace tiempo, en el centro Cultural Recoleta, vi unas páginas de El recreo, en una muestra de Horacio Altuna. No sé si se puede conseguir, pero me pareció muy distinto a lo que conocía de él (lo único que conocía yo de él era El nene Montanaro)

Y la contextualización que prologás junto con El loco Chaves y El negro Blanco está piola.

Lord Reinberg dijo...

El Último Recreo... no se si se consigue. Lo publicó Ediciones de La Urraca como suplemento de Humor, en dos tomos. A mi me regalaron el primer tomo.

pero si buscas bien lo podes llegar a encontrar por parque rivadavia o mercadolibre...

en Parque Centenario no hay mucho de historieta, pero quien te dice... yo me encontré el primer tomo de Perramus ahi...

ariel tenorio dijo...

que clasico el nene!... que mina Flopi!... por dios que vuelva a la contratapa de Clarin

Choropeitor dijo...

Sí, ése espacio en Clarín, era como para otro tipo de tira.

No me gustó nada cuando apareció La Nelly. No por el humor, sino por los dibujos. Pensé que no me acostumbraría nunca.

La que salió después de la de El nene Montanaro, era una que dibujaba O'kif, llamada "CaZados", creo. Y creo que el guión era de Trillo.

El dibujo no era tan realista como el de Altuna o el de García Seijas. Pero era sensual.

langer me parece un tipo copado y ácido, pero como dibujante, me parece desagradable. Ni siquiera grotesco. Sólo des-agradable.

Volviendo al tema del post: En la reseña no dice quién se encarga de la edición de "Chances", pero creo que es más conseguible que "El último recreo", ¿no?

Aunque sea conseguiré "Chances" y con ello, un poco del ciberpunk de Altuna...

Lord Reinberg dijo...

Chances la editó Ediciones de la Urraca... es conseguible. ES MAS! en Canning y Santa Fe hay un kiosko de diarios al que yo cada vez que paso por Palermo le compro algún título. Tiene Chances, yo se la compré a él... aparte tiene otros títulos copados, incluyendo otro de Altuna que pronto me voy a comprar: MIRÓN.

pero fijate porque también anda dando vueltas la edición española de Chances. La edición de la Urraca tiene diseño gráfico y de tapa de Andrés Cascioli.

Corto Maltes dijo...

Para mi Altuna y Gimenez son los dos mas grandes dibujantes de historietas que ha dado la argentina. Eso que hay muchos y muy variados, pero creo que ellos dos marcaron una generacion con su estilo unico e iperrealista.
Genial el blog que esta cada vez mejor. lastima que publiques cada tanto tiempo jeje.

Dragon de Azucar dijo...

El último recreo es una historia buenísima. Chances no lo conozco pero, ¿no te parece que el dibujo de la tapa se parece al personaje de parque Chas?

Saludos